Síndrome de Medea en el contexto de la violencia de género

 

Corifeo: ¿Entonces mujer vas a matar a tu descendencia?

 Medea: Sí porque es lo que más dolerá a mi marido.

 Corifeo: Pero gran infelicidad te causarás con ello

 Medea: Ah, de sobra están las palabras inútiles, iVamos!

 

Síndrome de Medea violencia de género

 

Cuando Jasón se promete en matrimonio a Glauce, la hechicera Medea verá su lecho deshonrado. Sin poder soportar la ruptura de fidelidad, mataría a Glauce enviándole un vestido envenenado y, acto seguido, también a los hijos que tuvo junto a Jasón para conseguir la infelicidad del héroe.

El síndrome de Medea, término que se originó a partir de la tragedia griega de Eurípides, se manifiesta cuando uno de los progenitores utilizando a sus hijos como un instrumento de poder, se venga de su pareja  arrebatándoles la vida.  Matando al hij@ destruyen el vínculo de unión con su compañer@.

Hace tres días la noticia de que en la pequeña localidad de Moraña un padre había asesinado a sus dos hijas de 4 y 9 años conmocionaba a todos los que la leían.  Estaba separado de la madre de las pequeñas y, según las investigaciones, no existía constancia de antecedentes de violencia de género ni denuncias previas, aunque están empezando a trascender datos sobre su carácter violento y que, al menos en una ocasión, llegó a ponerle las manos en el cuello delante de varios familiares.

Este caso ha recordado al asesinato de Ruth y José por parte de su padre José Bretón que actualmente  está en la prisión condenado a 40 años de cárcel.  Con David  O. podría iniciarse  una de las condenas más largas dictadas hasta la fecha, puesto que éste será el primer caso en el que, previsiblemente, se solicitará la pena de prisión permanente revisable.

Ante el interrogante que puede surgir acerca de que cómo es posible que un padre mate a sus propios hijos, hace algunos años  algunos reconocidos profesionales respondían a esta cuestión.

¿ Por qué hay padres que matan a sus hijos? El odio a la pareja puede hasta con el amor hacia ellos

«Los hijos pasan a ser sólo los hijos del otro», «Así de simple. Se mata por odio” aseguraba José Cabrera a teinteresa.es, cuando en 2012 un padre alemán decidió poner fin a la vida de sus cuatro hijos.

Para Javier Urra «El odio puede al amor, y paga el más débil» y explica el motivo por el que en la mayoría de los casos se llegan a suicidar o realizan intentos autolíticos: «Yo me voy, pero a ella/él le dejo un sufrimiento inenarrable».

En todo caso, ambos están de acuerdo en que l@s hij@s son un instrumento a los que consideran objetos y con los que pueden hacer lo que quieran.

Según datos que aporta el diario El Mundo, “los agresores de género han matado a 44 hijos e hijas en la última década, niños y niñas desde los cuatro meses de edad hasta los 16 años”. Todos murieron a manos de su padre, pero más de la mitad, 26, estaba a solas con él durante la visita o la custodia compartida o fue el objetivo de la agresión física aun con la madre presente.

Son muchos los logros que se han alcanzado desde que se inició La Ley Orgánica de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género, que puso de manifiesto que este tipo de violencia no era un problema que afecte al ámbito privado, sino símbolo de la desigualdad. Pero aún queda un camino difícil de recorrer, mantener las leyes y medidas puestas en marcha, invertir en la educación de las nuevas generaciones y la implicación de toda la sociedad para erradicar esta lacra.

Elena Cedillo. Col. M-21342

Psicóloga de Generando Igualdad

4 comentarios

  1. Es curioso que se omite decir que la mayoría de filicidios son por parte de sus madres, por supuesto es terrible lo haga quién lo haga. Cuando se inicia una guerra en la que se culpa a un sexo, gane quien gane pierden los dos.

    1. Muchas gracias por tu comentario. Por supuesto una de las cosas más terribles que pueden pasar es que un progenitor mate a un hijo. Son muchas las causas del filicidio y en muchos casos hay una gran implicación de trastorno mental. Al igual que hay muchísimos tipos: accidental, altruista, por hijo no deseado.., pero, bien es cierto, que el utilitarista o por venganza es el más cruel por la utilización de un menor, al usarlo como instrumento para hacer daño a la pareja. Aunque se aportó un dato del diario El Mundo, no se trata tanto de buscar estadísticas sobre qué sexo asesina más, sino poner de manifiesto que se trata de otra forma de violencia de género. Porque matar a los hijos es asegurarse de que la víctima no podrá recuperarse nunca.

  2. Perdón pero no entiendo. El síndrome de Medea habla DE LA MADRE ASESINA, no del padre asesino… ¿Acaso la condición de maltratador le pertenece sólo al hombre? Soy hija de una violenta maltratadora que intentó asesinarme varias veces, me jodió la infancia y encima tuve que cuidarla. ¿Cuándo el feminismo va dejar de victimizar a la mujer, si el ansia de poder es igualmente válido en hombres como en mujeres? Medea mató a sus hijos para vengarse de su hombre, lo dice claro. Pero para el feminismo no existen madres malas, enfermas o ineficaces. En todo caso, tendríamos que plantearnos la existencia de la madre patriarcal, pero tampoco lo hacemos. Lamentable. Mientras tanto los niños y niñas siguen siendo maltratados. Luego su adultez es un infierno.

    1. Supongo que el post, por los años que hace que está escrito, fue inspirado por algún caso que produjo impacto.
      Según aparece en muchos artículos, el síndrome de Medea ( aunque se originó a partir de la tragedia Griega) se refiere a la instrumentalización de los hijos y al considerarlos como objetos por parte de los progenitores, debido a que por odio, venganza o frustración son usados para hacer daño al otro. Esto llega incluso a finalizar en filicidio con o sin suicidio de quienes los utiliza.

      Se tiene poca información sobre los filicidios ya que, como he dicho anteriormente, algunos se suicidan o dicen no recordar nada. Aunque hay muchos tipos:
      Generados por enfermedad mental, por hijo no deseado, por psicosis, filicidios accidentales…
      .
      Está claro que tanto los hombres como las mujeres matan. En ningún momento se ha pretendido afirmar rotundamente que solo lo llevan a cabo los padres o las madres, puesto que ningún comportamiento homicida es exclusivo de un género. No se pretende tanto buscar estadísticas sobre qué sexo asesina más, sino poner de manifiesto que se trata de otra forma de violencia de género.
      Siento lo que comentas sobre tu vivencia personal y lo que está claro, es que las víctimas inocentes son los menores.
      Gracias por tu comentario, Begoña.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *